Recuerdo de uva y queso

Cuando desaparece el yugo de la hora en que desalojar la sala, pueden brotar las sensaciones más felices de nuestro cuerpo; también, como es el caso, recordándolas. La casa madrileña de la editorial Huerga y Fierro tiene esta propiedad emergente: ofrecer uvas, queso y una masa tierna de dulce a quien disfrutamos alargando la conversación, a fuego lento hasta la noche, en la fragua de la literatura, con tantos libros y herraduras, armas, en los anaqueles de alrededor.

Andrés París y Marina Casado en la sede madrileña de Huerga y Fierro.

Semanas antes, habíamos asistido a la presentación del libro De las horas sin sol de la autora Marina Casado, que ahora en mi memoria firma a los interesados sucedidos en una cola expectante. La convención de los minutos poéticos no se alargó en exceso y a las ocho, con el despeje del brumoso cielo, una treintena de personas colocaban sillas y móviles por encima de sus cabezas como un cáliz para un mejor encuadre. Sobre la tarima, tras la sincera introducción del editor Antonio Huerga y las palabras del prologuista, servidor; la autora leyó algunos poemas intercambiando con el público impresiones sobre la gestación particular de cada uno.

Había leído muchas veces aquellos poemas, nunca demasiadas, y esperaba que la voz mejor conocedora de aquellas líneas, imprimiendo ritmo y melodía, les diera un nuevo nivel de sensación. Así fue. Frotaba mis manos cuando entraba súbitamente el aire en mis pulmones compactos al ver que la lírica existe y es. “Ya no se escribe líricamente. Hemos dejado paso a la narración poética”, comentaba Marina en el coloquio abierto con el público. Al final, la evolución en la obra de la autora hacia derroteros de mayor conmoción fue una de las cosas más repetidas que los firmados compartían con la firmante. Esta esencia es perfume y verdadera.

Dentro de las infinitas formas de comer uvas con queso, hacerlo rodeado de tan plácida compañía, varios bardos inclusive, resulta que es de ahora en adelante mi favorita. Me quedo con el espíritu de la contradicción que amo, la isla con un arpita aurívora en el centro que mana de la nada rodeada de lo mismo.

Foto de familia

Música y poesía

Si algo hemos aprendido del arte es su capacidad por nutrirse de las distintas áreas de la vida dando lugar a un producto, si no nuevo, armonioso. Los Bardos han tenido la oportunidad de demostrar que música y poesía pueden enlazarse en eventos muy dispares, desde la combinación temática estructurada en concierto y recital poético como fue el evento del 22 de febrero en la Librería La Lumbre. En este encuentro Los Bardos y Sebastia, bajo la temática del amor y superación de uno mismo, presentaron un marco donde se alternaba la actuación en acústico de la cantautora Sebastia con los poemas de Marina Casado, Julia L. Arnaiz, Guillermo Marco, Olira Blesa, Andrés París y Eric Sanabria; dando lugar a una combinación perfecta donde, cual marejada, un mismo sentimiento se manifiesta bajo letras y compases como fuente de empatía entre los artistas y el público.

IMG_8706

-con Sebastia en La Librería La Lumbre-

Otra oportunidad que han tenido Los Bardos al abrir la puerta al lenguaje musical fue el pasado 7 de abril de nuevo en La Librería La Lumbre con un proyecto de m:re music: Donde resuenen las palabras. Este proyecto comenzó a formarse en septiembre del año pasado en el que m:re music propuso a Los Bardos un proyecto atractivo a la par que ambicioso. Olira Blesa, Laura Navarrete (poeta que representó a Debbie Alcaide), Guillermo Marco, Alberto Guirao, Marina Casado, Andrés París, Julia L. Arnaiz y Eric Sanabria guiados por Víctor (m:re music) interiorizaron en el significado de la poesía y su conexión melódica. Tras una entrevista, m:re se lanza a la elaboración de una serie de piezas musicales que acompañarían el recital poético del 7 de abril. M:re music quiso sorprender con una puesta en escena que mezclara los sentidos auditivos y visuales, por ello, a cada una de las piezas le fue asignado un color que teñiría el fondo del escenario de La Lumbre mientras los poetas recitaban uno por uno.

IMG_20190310_210329_558

-cartel del evento “Donde resuenen las palabras”-

Teñido por el ánimo poético, m:re music se manifestó a sí mismo no solo como artista musical, sino también poeta, introduciendo hacia la mitad del evento una pieza desconocida para el grupo y un poema escrito por el propio m:re music; dando así el resultado de un evento diferente, ambiguo a todo lo que Los Bardos habían presentado hasta entonces, pero ganándose el aplauso del público y su interés porque esta experiencia no quedara solitaria en la historia de Los Bardos ni en un recital. Parece que no será esta la única ocasión en la que Los Bardos den la mano a nuevos retos imbricando poesía y el resto de las áreas del arte.

Colaboración entre Adrie Tejero y Francisco Raposo

Tengo el placer de iniciar el blog de Los Bardos, para ello tomo prestada una de las frases más conocidas de la Gestalt: “El todo es mayor que la suma de sus partes”.  En el mundo de las artes, las colaboraciones son uno de los pilares del crecimiento, en ocasiones incluso del nacimiento, de grandes artistas. El motor de Los Bardos es precisamente este, crear en común respetando las individualidades. 

Para conocer cómo se llega a la forma de escribir actual es necesario mirar los primeros pasos, no dejamos de ser una especie de puzle compuesto por innumerables piezas, recuerdos, experiencias. Es por esto que vamos a desempolvar los archivos para hacer memoria, para llegar al todo actual. En esta ocasión, hablaremos de una colaboración entre escritura e ilustración que se llevó a cabo para la revista infantil El Ático de los Gatítos. La ilustradora de estos cuentos infantiles (también la del poema) es Adrie Tejero: 

Adrie Tejero

Es una ilustradora multidisciplinar con orígenes gaditanos. Tras un año de residencia en Lisboa, la ciudad de la luz pálida, se muda a Granada con el fin de terminar de encauzar su camino en el mundo de la ilustración editorial, formando parte del equipo de Esdrújula Ediciones, tras terminar el máster de especialización en Dibujo en la Universidad de Granada.

Estudió Bellas Artes en la Universidad de Sevilla y se especializó en diseño gráfico. Complementó y encontró su lugar en Barcelona, donde estudió Ilustración en Bau, el Centre Universitari de Disseny de Barcelona.

Está especializada en la acuarela con toques digitales, recreándose en los retratos, experimentando siempre con colores saturados.

Colaboración:

Poema: Traslúcida e incierta. Francisco Raposo.
Edición: Anna Baena

Cuento: El árbol de las tostadas. Francisco Raposo
Edición: Adrie Tejero.
Cuento: El nacimiento de las jirafas. Francisco Raposo
Edición: Adrie Tejero